La Comisión Europea sancionó el pasado 30 de agosto a la empresa estadounidense Apple con el pago de 13.000 millones de euros a Irlanda, debido a las ventajas fiscales obtenidas en este país, y que, tras una investigación iniciada en el año 2014, consideró que se trataban de ayudas públicas ilegales.

Apple ha comunicado este lunes que apelará la decisión de Bruselas de hacerle devolver los 13.000 millones de euros. Mediante un comunicado, la compañía ha declarado que esta sanción impuesta carece de fundamento.

“Esta decisión no tiene fundamento de hecho ni de derecho, y estamos convencidos de que será revocada”, aseguran desde la multinacional. Además, consideran que desde la Comisión Europea se ha decidido “apuntar selectivamente” hacia la firma Apple. “Somos un objetivo cómodo que genera muchos titulares y que permite que la comisaria sea elegida danesa del año durante 2016”, declaró Bruce Sewell, asesores de Apple.

Bruselas señala que Irlanda le concedió a Apple un trato de favor frente a otras empresas. Además, desde la Comisión Europea e insta a los países de la Unión a reclamar a la compañía estadounidense los impuestos impagados. De momento, Italia ya ha reclamado esos impuestos. Habrá que esperar la respuesta de otros estados europeos.

La reacción de Irlanda

Por su parte, el Gobierno de Irlanda, considera que la Comisión de “haberse excedido en sus poderes e interferido en la soberanía fiscal nacional (…) vulnerando el deber de buena administración al no actuar imparcialmente y de acuerdo con la diligencia debida”. Desde el Ministerio de Finanzas irlandés sostienen que “Irlanda no ha dado un trato fiscal favorable a Apple. La cantidad completa de impuesto fue pagada y no se suministró ayuda estatal. Irlanda no llega a pactos con los contribuyentes”.

“La Comisión nunca ha explicado claramente su teoría sobre ayudas de estado que sustenta la investigación”, subraya el ministro irlandés de Finanzas.

Dejar respuesta