Foto: EP

Este martes el Pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado una propuesta no de ley promovida por el PSOE, con la que pretender derogar la reforma laboral propuesta por la ministra de Empleo, Fátima Báñez, e instan a elaborar un nuevo Estatuto de los Trabajadores.

La propuesta ha sido respaldada por todos los partidos de la oposición a excepción de Ciudadanos y el Partido Demócrata Europeo Catalán (la antigua Convergència) que se han abstenido.

La iniciativa que fue pactada por PSOE, Unidos Podemos y PNV, se ha saldado con un recuento de votos de 168 votos a favor de PSOE, Podemos, ERC y el Grupo Mixto en general, 131 votos en contra del PP, y 42 abstenciones de Ciudadanos y el PDECat.

Esta iniciativa supone un paso previo de los partidos de la oposición para solicitar la derogación real de la reforma. Al tratarse de una proposición no de ley, se traduce en una petición al Ejecutivo, sin consecuencias legislativas inmediatas. Posteriormente se deberá formalizar la iniciativa inicial para poder realizar una propuesta de ley, y así, poder tramitarla.

Un rechazo general a las leyes aprobadas por el PP

Con esta proposición no ley sobre la reforma laboral, se pone de manifiesto el malestar general existente en el Congreso de los Diputados, hacia las leyes más polémicas que el Partido Popular aprobó en solitario en la legislatura pasada.

El diputado socialista, Rafael Simancas, ha declarado que “queremos pasar de una economía injusta y sin garantías a una economía que proteja a sus trabajadores”. Además, considera que la reforma ha resultado ser un “fracaso”, dado los datos actuales de empleo y que ha supuesto un beneficio para el empresario dada la “desregulación y la ley del más fuerte”.

La diputada de En Marea y ponente de Unidos Podemos, Yolanda Díaz, ha señalado que se han aprobado 52 reformas en los últimos 30 años, que “han finiquitado derechos laborales”.

Dejar respuesta