Foto: EFE

La pinacoteca madrileña cuenta desde ayer con un boceto inédito de Velázquez, y que se ha nombrado con el título de Retrato de Felipe III. La pieza fue donada al museo por historiador del arte norteamericano William B. Jordan, quien se lo entregó institución American Friends of the Prado Museum. El historiador adquirió el boceto en una subasta en Londres hace unos 30 años, y entonces la obra figuraba con el nombre de Retrato de Don Rodrigo Calderón. “Es una extraordinaria noticia presentar un inédito de Velázquez asociado a una obra de las más trascendentales”, declaró en su intervención Miguel Zugaza, director de la pinacoteca.

La obra será expuesta en el Prado durante cinco años iniciales como depósito temporal, periodo que podrá ser prorrogable. En el boceto, el pintor practicó los rasgos del monarca español para después plasmarlos en el cuadro La expulsión de los moriscos, fechada en 1627 y que fue destruida en el incendio que tuvo lugar en la Real Alcázar de Madrid en 1734.

Al coleccionista le resultaba algo familiar la del sujeto que aparecía en el boceto adquirido y que no tenía nada que ver con la pintura flamenca como se creía anteriormente. Además, se lanzó a presuponer que la pieza en cuestión se trataba de un Velázquez.

Comprobaciones previas

Obviamente, antes de proceder a anunciar la aparición de esta obra inédita del pintor sevillano, había que hacer las correspondientes comprobaciones para finalmente confirmar que de hecho se trataba de un Velázquez.

En el laboratorio del propio museo se procedió al análisis mediante el uso de radiografías e infrarrojos, así como la realización del contraste técnico para determinar su compatibilidad con los cuadros del autor correspondientes de la misma época.

Además, se llevó a cabo una comprobación estilística, en la que se vio que en la ejecución de los labios de este boceto de Felipe III y otros cuadros de Felipe IV realizados por el propio artista, el detalle era muy similar “con una sutil variación en los tonos del carmín” así como la parecida expresión facial “a través de las tramas de luces”.

Dejar respuesta